Lun. Nov 16th, 2020

Distrito Informativo

Información sobre lo que acontece en Ciudad de México

Con Joe Biden, otra cara, la misma realidad: Abel Pérez Zamorano

El doctor Abel Pérez Zamorano explica que la llegada de Joe Biden genera comentarios muy optimistas en medios mexicanos; “algo explicable, pues el presidente saliente destaca por su acendrado racismo, por misógino y bravucón, por una vulgaridad de antología y por su particular desprecio a los mexicanos, especialmente a los inmigrantes, a quienes ha dado un trato brutal”.
Con Biden, otra cara, la misma realidad: Abel Pérez Zamorano

El doctor Abel Pérez Zamorano explica que la llegada de Joe Biden genera comentarios muy optimistas en medios mexicanos:

Algo explicable, pues el presidente saliente destaca por su acendrado racismo, por misógino y bravucón, por una vulgaridad de antología y por su particular desprecio a los mexicanos, especialmente a los inmigrantes, a quienes ha dado un trato brutal.

Aunque Trump representa, en su forma más descarnada, la decadencia del imperio estadounidense. “Joe Biden es un político, al parecer, educado, y es acompañado en la vicepresidencia por una mujer, identificada además con las minorías raciales”.

Por ello, “en muchos comentaristas de medios escritos y en redes sociales puede percibirse que albergan esperanzas en que al pueblo mexicano le irá mejor: se ha ido el orate, llegan los tranquilos”.

Sin embargo, tales expectativas son exageradas, y no se corresponden con la historia. Cabe destacar que nadie llega a la presidencia sin el beneplácito del sector comercial de las grandes finanzas y de los corporativos empresariales. “Lo ilusorio de las esperanzas puestas en Biden radica también en un segundo supuesto falso: que quien realmente manda es el presidente, y no es así”.

Dependencia “estructural y progresiva”

Es necesario recordar que “nuestra dependencia es estructural, y progresiva”:

Durante el TLCAN, el comercio regional pasó de 100 mil millones a más de un billón de dólares anuales, imponiéndose un modelo exportador, que soslaya el mercado interno y las necesidades sociales. La mano de obra barata sigue siendo un “atractivo” para la inversión extranjera. El 81 por ciento de nuestras exportaciones van a Estados Unidos; además, existe una masiva importación ilegal de armas hacia México y somos el panteón de la chatarra automotriz norteamericana.

A la supeditación económica sigue la política, agravada hoy por la sumisión del presidente López Obrador a Donald Trump. “Añádase también la dependencia ideológica: muchos ven en Estados Unidos un modelo de sociedad”.

Así que, el cambio en las relaciones con Estados Unidos debe originarse en el crecimiento del país:

Mientras no liberemos nuestra mente (y mientras no hagamos de la nuestra una mejor sociedad) no superaremos este complejo de inferioridad. Conque no es uno u otro presidente de Estados Unidos quien resolverá, sino un cambio de raíz aquí, impulsado por nosotros, elevando los niveles de salud y educación, desarrollo científico y tecnológico, para conquistar independencia económica y soberanía política.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © Distrito Informativo. | Newsphere por AF themes.